AmArte

Un taller de arteterapia y otras prácticas para la salud
Un encuentro con la salud que reside en la creatividad

AmArte es un taller semanal de arteterapia y otras prácticas para la salud, orientado a fortalecer la autoestima y la expresión auténtica y creativa, en un espacio grupal de confianza y respeto.

Se trata de un trabajo de proceso dirigido a personas que por diversas causas pueden estar atravesando un período de dificultad, así como a todo aquél que desee conectar con la vitalidad, potenciar su creatividad y reconocer sus recursos.

La metodología de trabajo combina múltiples técnicas de expresión corporal y relajación con otras vías de expresión centradas en la creación plástica y la escritura.

Otro aspecto fundamental de AmArte es el dispositivo grupal y la relación vincular. Trabajamos fomentando un clima de confianza y seguridad que nos permita relacionarnos abiertamente y con un gran respeto al otro/otra y sus circunstancias.

Para adentrarse en este proceso no es necesario tener ningún conocimiento o experiencia previa en torno al arte o la expresión creativa. Pues se trata de favorecer y re-conocer la conexión con la capacidad innata de creación presente en cada una/o de nosotras/os. No obstante, para quienes sí tengan más desarrollada esta capacidad o esta vía expresiva, puede ser una oportunidad para profundizar en ella desde una mirada terapéutica e integradora.  

PRINCIPIOS Y METODOLOGÍA

Las dos disciplinas en las que se basa esta propuesta son la Arteterapia Transdisciplinaria y el Proceso corporal Integrativo

La arteterapia transdisciplinaria o terapia de artes expresivas, es una disciplina de orientación humanista y altamente integrativa, que favorece el desarrollo del potencial humano, la auto-interrogación, la ampliación de la conciencia, el compromiso con una ética propia y la capacidad de acción creativa y auténtica.
El proceso de trabajo a través de la arteterapia nos ayuda a transcender nuestras respuestas reactivas y a abrir un espacio de diálogo creativo y consciente entre el sentir, el pensar y el actuar, posibilitándonos así vivir de una manera más auténtica, libre y soberana.
Dependiendo del tema, las personas y el momento, se trabajará a través de diversas modalidades artísticas: pintura, escultura, teatralización, movimiento expresivo, música, canto, escritura; transitando generalmente de una a otra, para ir ampliando los sentidos y la propia perspectiva sobre la experiencia. Trabajar de esta manera permite que podamos dar voz y cuerpo –en definitiva expresión– a nuestros síntomas, nuestras emociones, dolencias, vivencias internas… y podamos entrar en diálogo con ello de una manera amable, respetuosa y creativa, capaz de generar respuestas sorprendentes y sanadoras en nosotras/os.
Por otro lado, se trata también de una propuesta de trabajo en la que elaborar vínculos terapéuticos, tanto con los compañeros/as y con la arteterapeuta como con la propia obra, que faciliten procesos de integración emocional.

Las prácticas para la salud que proponemos están inspiradas en el Proceso Corporal Integrativo (PCI); disciplina que reúne conocimientos y prácticas del movimiento expresivo, el yoga, la bioenergética, la meditación y el masaje, desde una perspectiva terapéutica orientada al desarrollo personal y creativo, a través de la conciencia corporal, la gestión y expresión emocional y su integración con el lenguaje verbal.

El trabajo que vamos a elaborar se centra en la persona, teniendo en cuenta los malestares que puede producir la enfermedad o una situación vital determinada, pero no centrándonos exclusivamente en ellos. Partimos de una concepción amplia de la Salud, que no consiste en algo contrario a la enfermedad o al malestar, si no que contempla a ésta como parte de un todo más amplio que es la vida de la persona. Nadie sabe más sobre sí misma que una misma y la propuesta de este taller, basado tanto en la arteterapia como en diversas metodologías aplicadas a la salud, posibilita ese encuentro con el Sí Mismo. Se trata de un enfoque orientado a fomentar los potenciales sanadores propios de cada persona.

Algunos objetivos específicos

  • Explorar las propias vivencias, deseos y necesidades, a través de diferentes vías de creación y de auto-escucha, que trascienden el lenguaje de la palabra. Podemos así, ampliar y flexibilizar las propias lecturas sobre lo que a una le ocurre.
  • Facilitar la integración emocional y favorecer la escucha y la confianza en la propia intuición y los propios recursos; en un espacio vincular de seguridad y de aprendizaje colectivo, en el que poder abrirse a expresar y comunicar sin miedo al juicio.
  • Promover el reconocimiento de los dones, los talentos y las capacidades propias y auténticas de cada una; fortaleciendo, por lo tanto, la autoestima y favoreciendo un encuentro placentero con una misma y con las demás.
  • Abrirnos a una concepción más amplia de la salud, en la que la enfermedad y el malestar son procesos de aprendizaje y adaptación continua en un cuerpo y un ser vivo que, como tal, está en constante cambio y renovación.

Desarrollo práctico del taller

  • Comenzamos cada sesión facilitando una experiencia sensitiva, mediante una práctica corporal, que nos ayude a dirigir la atención al momento presente y adentrarnos en el proceso creativo, a través del cual se elaboran –en cada sesión de una manera particular– los objetivos planteados. Así mismo, cada encuentro concluye con una puesta en común de lo experimentado, de modo que pueda darse un espacio de aprendizaje colectivo y una apropiación de recursos que puedan resultar útiles en la vida cotidiana.
  • El proceso completo del taller responde en un sentido más amplio a la misma estructura de las sesiones. Es decir, en la primera fase nos centraremos sobre todo en generar una apertura a la sensibilidad y la auto-escucha, así como a generar una base de seguridad y de confianza en el grupo; después nos adentramos en una fase central en la que la elaboración creativa es de mayor profundidad; y una fase final en la que adquirir una mayor conciencia sobre el proceso vivido y los recursos que estamos adquiriendo.
  • Los temas sobre los que trabajar resultan de una combinación entre las propuestas de la facilitadora, desarrolladas previamente según las características específicas de cada grupo, y las inquietudes planteadas por las personas participantes. No obstante, aunque la arteterapeuta tenga una propuesta o guión previo, éste irá siempre modificándose y adaptándose en función de las necesidades del grupo o de cada una de las personas integrantes del mismo, atendiendo siempre a los objetivos de la propuesta.
  • Trabajamos complementando e integrando diferentes disciplinas desde un enfoque global.

Nuestra vida como campo de creación

Cuándo y dónde

Desde octubre de 2019 AmArte se está desarrollando en dos municipios de Lanzarote (Haría y Tías), en colaboración con las áreas de Igualdad y de Mayores de los respectivos ayuntamientos. 
Dada la presente situación de excepción ante la emergencia del COVID-19, dichos talleres han quedado en suspenso hasta que sea posible retomarlos. 
Mientras tanto, se abrió el grupo AmArte en Casa, a través de la plataforma Zoom, que desarrollamos durante 12 semanas y en junio nos aventuramos a la experiencia del trabajo creativo en la naturaleza a través de la propuesta Laboratorio de Investigación hacia un Arte Basal.

Esperamos poder retomar AmArte este otoño.

AmArte en las instituciones

Como decíamos en la presentación, esta propuesta puede resultar de gran valor para personas que por diversas causas estén atravesando un período de dificultad, de crisis vital o de baja autoestima (procesos de enfermedad o de duelo, momentos de cambio significativo como situaciones de desempleo, jubilación o adolescencia, situaciones de violencia machista, soledad, adicciones, situaciones de exclusión social).  Por lo tanto, está dirigido a todo colectivo que desde las áreas de Bienestar Social, Igualdad, Juventud, Salud y Tercera Edad pueda considerarse valioso y pertinente.

Es también una propuesta muy adecuada para personas que estén haciendo algún trabajo terapéutico o de orientación en los servicios sociales, ofreciéndoles a través de este proceso un mayor campo de expresión, vinculación e integración.

Por su encuadre, fundamentación y metodología, la experiencia contribuye también, de forma indirecta, al fortalecimiento del tejido social; aportando recursos de transmisión de afectos y consciencia de comunidad.

Suscríbete si deseas recibir novedades en tu email