Un breve relato sobre el acompañamiento arteterapéutico

Concibo el trabajo terapéutico a través de las artes expresivas como un encuentro creador entre dos sujetos creadores. La persona que llega con su demanda, su deseo o necesidad de atender a algún aspecto de su ser o de sus circunstancias, a través de la expresión y el cuestionamiento creativo; y por otro lado, la arteterapeuta -en este caso- con toda su atención, su bagaje profesional y su disposición creativa puesta a la escucha y el diálogo resonante con aquello que cobra expresión -corporal, plástica, verbal, metafórica, imaginal…-, apoyando el proceso de indagación y de creación a través de sus preguntas y sugerencias, tanto en el plano cognitivo y sensitivo como plástico y matérico.

Así, nos hallamos siempre ante lo creado, la obra, lo tercero en nuestra relación. Aquello anteriormente invisible que ha cobrado forma, se ha hecho visible y nos permite ahora entrar en diálogo con ello. Podemos hacerlo de muchas maneras. Estaremos a la escucha de la forma que resulte más auténtica y propia de ese encuentro único. Nos sumergiremos en esa relación con todo el interés que merece y a partir de ahí iremos tratando de comprender por dónde seguir. Muchas veces el propio acto creador nos mostrará el camino.

Se trata de una forma de trabajo muy reveladora y también movilizadora. Tanto en el proceso creador como en el diálogo con la obra emergen vivencias, sensaciones, ideas, imágenes, recuerdos, dificultades, deseos… que nos interpelan y que se vuelven significativos. Aspectos que nos llevan a modificar nuestra acción, a buscar nuevas formas, otras perspectivas y recursos, así como a la reflexión y a la toma de conciencia. También instantes llenos de sentido y de belleza, que como una honda en el agua se nos muestran y desaparecen, dejándonos no obstante el recuerdo de cierta comprensión y la experiencia de haber llegado a ella. Con esto quiero decir que no todo lo que acontece en un proceso de arteterapia es aprehensible a través de la razón y no por ello es menos valioso o efectivo, en el camino hacia la conciencia, el bienestar y la creación de lo nuevo.

Jan Nebot Torrella | Video & fotografía | @jannebottorrella

Suscríbete si deseas recibir novedades en tu email